FUTURISMO

El futurismo nace en 1909, año en que el escritor italiano Marinetti publica su primer manifiesto, vital y ferozmente iconoclasta frente a la tradición. Es resueltamente antirromántico(“Matemos  el claro de la luna“), exalta la civilización mecánica y las conquistas de la técnica:” Un automóvil de carreras es más hermoso que la Victoria de Samotracia” . La literatura, por tanto, escogerá nuevos temas: la máquina, el avión, la energía eléctrica, el deporte

El lenguaje pretenderá la supresión de adjetivos y adverbios, para conseguir dinamismo y rapidez verbal. Dejan las “palabras en libertad por la “destrucción de la sintaxis“.

Los escritores futuristas atacaron las influencias románticas y simbolistas que todavía estaban vigentes en determinadas expresiones literarias. Apelaban al instinto puro, a las pasiones elementales y a la irresponsabilidad.

En cuanto al estilo, es característico el verso libre; la asociación libre de palabras; la supresión de mayúsculas, adjetivosadverbios, los signos de puntuación, de la conjugación verbal; y daban especial importancia a la disposición tipográfica.

La literatura abrió sus puertas a temas inéditos hasta entonces y a nuevas posibilidades de lenguaje.

En España, el Futurismo no creó escuela.Pero, por otra parte la temática del futurismo aparece esporádicamente en los poetas del 27: Pedro Salinas escribe poemas a la bombilla eléctrica o la máquina de escribir y Rafael Alberti compone un madrigal al billete del tranvía y canta a actores de cine o a un portero de fútbol.

El Futurismo también se expresó en otros aspectos:

El futurismo en la música:

Su representante más ilustre es Luigi Russolo, que con su famoso Intonarumori lo que hizo fue reproducir el panorama sonoro de la máquina, incorporando los ruidos propios de la época industrial en el campo de la música.

El futurismo en la pintura:

En los años 1906-1910 Gino Severini (considerado uno de los máximos exponentes del futurismo pictórico) había vivido en París y había conocido a Picasso y Apollinaire. En 1911 invitó a Marinetti, Boccioni y Carrà a visitar el “Salon d’Automne” donde se exponían muchos cuadros del “movimiento cubista”.

El 11 de febrero de 1910 Severini figura entre los cinco artistas que firman el Manifiesto de la Pintura Futurista, junto a Balla, Carrà, Boccioni y Russolo. El futurismo se consagra en París tras la exposición celebrada en la galería Berheim-Jeune (febrero de 1912) y mantendrá su vigor hasta el comienzo de la Primera Guerra Mundial.

El movimiento estaba muy influido por los nuevos descubrimientos ópticos, ligados al cinematógrafo, que revelaron la multiplicación de las imágenes y de las cosas móviles en la retina. El impacto del futurismo fue muy rápido porque la exposición de Milán del año 1912 viajó por muchos países.

Futurismo, MarinettiSi la Italia artística había permanecido prácticamente muda en lo que a tendencias artísticas y culturales se refiere desde el lejano siglo XVIII, el Futurismo, a partir de 1909 marca un punto y aparte en este largo y silencio. Fue un 20 de febrero cuando se divulgó el incompleto manifiesto del Futurismo. El poeta Filippo Tommaso Marinetti encabezó este movimiento, de gran contenido político que recuerda, en ciertos aspectos, al dadaísmo y que convive, en el tiempo, con el cubismo.

Son muchas las analogías que se han establecido entre el Futurismo, como movimiento artístico, con el Cubismo. Si bien, se considera que el Futurismo presenta mayor complejidad porque los movimientos sucesivos que se dieron hasta la Segunda Guerra Mundial, copian la esencia de muchas de sus características.
El hecho de que el Futurismo se presentara sobre un Manifiesto, presentado el 20 de febrero de 1909, es un hecho elocuente. Es éste un manifiesto claramente más social y político  que artístico, donde se rechazan los museos o los profesores, mientras se ensalza la guerra, las máquinas, la juventud o la velocidad. El uso del manifiesto como fórmula de expresión fue utilizado de forma sistemática por todas las corrientes artísticas del Futurismo. Un año después del fundacional, apareció el “Manifiesto de los pintores.”

TEXTO FUTURISTA:

Primer Manifiesto del Futurismo  1909 

(Fragmento)

1. Nosotros queremos cantar el amor al Peligro, el hábito de la energía y de la temeridad.

2. El valor, la audacia, la rebelión serán elementos esenciales de nuestra poesía. 

3. Hasta hoy, la literatura exaltó la inmovilidad pensativa, el éxtasis y el sueño. Nosotros queremos exaltar el movimiento agresivo, el insomnio febril, el paso ligero, el salto mortal, la bofetada y el puñetazo. 

4. Nosotros afirmamos que la magnificiencia del mundo se ha enriquecido con una belleza nueva: la belleza de la velocidad.. Un automóvil de carreras con su capó adornado de gruesos tubos semejantes a serpientes de aliento explosivo…, un automóvil rugiente parece correr sobre la metralla, es más bello que la Victoria de Samotracia

5. Nosotros queremos cantar al hombre que sujeta el volante, cuya asta ideal atraviesa la Tierra, ella también’ lanzada a la carrera en el circuito de su órbita. 

6. Es necesario que el poeta se prodigue con ardor, con lujo y con magnificencia para aumentar el entusiástico fervor de los elementos primordiales. 

7. Ya no hay belleza si no es en la lucha. Ninguna obra que no tenga un carácter agresivo puede ser una obra de arte. La poesía debe concebirse como un violento asalto contra otra las fuerzas desconocidas, para obligarlas a arrodillarse ante el hombre. 

8. ¡Nos hallamos sobre el último promontorio de los siglos!… ¿Por qué deberíamos mirar a nuestras espaldas, si queremos echar abajo las misteriosas puertas de lo Imposible? El Tiempo y el Espacio murieron Ayer. Nosotros ya vivimos en lo absoluto, pues hemos creado ya la eterna velocidad omnipresente. 

9. Nosotros queremos glorificar la guerra —única higiene del mundo—, el militarismo, el patriotismo, el gesto destructor de los libertarios, las hermosas ideas por las que se muere y el desprecio por la mujer. 

10. Nosotros queremos destruir los museos, las bibliotecas, las academias de todo tipo, y combatir contra el moralismo, el feminismo y toda cobardía oportunista o utilitaria. 

11. Nosotros cantaremos a las grandes muchedumbres agitadas por el trabajo, por el placer o la revuelta; cantaremos las marchas multicolores y polifónicas de las revoluciones en las capitales modernas; cantaremos el vibrante fervor nocturno de los arsenales y de los astilleros incendiados por violentas lunas eléctricas; las estaciones glotonas, devoradoras de serpientes humeantes; las fábricas colgadas de las nubes por los retorcidos hilos de sus humos; los puentes semejantes a gimnastas gigantes que saltan los ríos, relampagueantes al sol ton un brillo de cuchillos; los vapores aventureros que olfatean el horizonte, las locomotoras de ancho pecho que piafan en los raíles como enormes caballos de acero embridados con tubos, y el vuelo deslizante del aeroplanos, cuya hélice ondea al viento corno una bandera y parece aplaudir como una muchedumbre entusiasta. 

 

 El Futurismo italiano – exaltador de la acción, de la guerra, de lo nacional-  desembocaría en el Fascismo. Por lo demás, ni en Italia ni en el resto de Europa dio este movimiento notables frutos; con todo, gracias a él, la literatura abrió sus puertas a temas inéditos hasta entonces y a nuevas posibilidades de lenguaje.