DADAÍSMO

El Dadaísmo surge con la intención de destruir todos los códigos y sistemas establecidos en el mundo del arte. Es un movimiento antiartístico, antiliterario y antipoético, ya que cuestiona la existencia del arte, la literatura y la poesía. Se presenta como una ideología total, como una forma de vivir y como un rechazo absoluto de toda tradición o esquema anterior.

Está en contra de la belleza eterna, contra la eternidad de los principios, contra las leyes de la lógica, contra la inmovilidad del pensamiento y contra lo universal. Los dadaístas promueven un cambio, la libertad del individuo, la espontaneidad, lo inmediato, lo aleatorio, la contradicción, defienden el caos frente al orden y la imperfección frente a la perfección.

El origen del término Dadaísmo es confuso. La versión más aceptada dice que al abrir un diccionario al azar apareció la palabra “dada” , que es el sonido de un balbuceo infantil, y fue adoptada por el grupo.

El movimiento dadá nació en el Cabaret Voltaire de Zurich en 1916, donde se recitaban poemas. Esta ciudad se había convertido, a partir del estallido de la Primera Guerra Mundial, en un centro de refugio para emigrantes procedentes de toda Europa que querían escapar de la guerra. Allí se reunieron representantes de diversas escuelas como el expresionismo alemán, el futurismo italiano y el cubismo francés. Esto da al dadaísmo la particularidad de no ser un movimiento de rebeldía contra una escuela anterior, sino que cuestiona el concepto del arte antes de la Primera Guerra Mundial.

Encabezado por el poeta Tristan Tzara, el movimiento Dadá o Dadaísmo es la rebeldía pura: contra la lógica, contra las convenciones estéticas o sociales, contra el sentido común (“Yo destruyo los cajones del cerebro y de la organización social“, decía Tzara). Frente a ello, propugna liberar la fantasía de cada individuo, la superación de todas las inhibiciones y la creación de un lenguaje incoherente. Véanse estos textos de su fundador:

DADA es un microbio virgen
Dadá está contra la carestía de la vida
Dadá
sociedad anónima para la explotación de las ideas
Dadá tiene 391 actitudes y colores diferentes según el sexo del presidente
Se transforma-afirma-dice al mismo tiempo lo contrario-sin importancia-grita-pesca con caña.
dadá es el camaleón del cambio rápido e interesado.
dadá está en contra del futuro. dadá está muerto. dadá es idiota. Viva dadá. dadá no es una escuela literaria, aúlla.

Para hacer un poema dadaísta

Coja un periódico.
Coja unas tijeras.
Escoja en el periódico un artículo de la longitud que cuenta darle a su poema.
Recorte el artículo.
Recorte en seguida con cuidado cada una de las palabras que forman el artículo y métalas en una bolsa.
Agítela suavemente.
Ahora saque cada recorte uno tras otro.
Copie concienzudamente
en el orden en que hayan salido de la bolsa.
El poema se parecerá a usted.
Y es usted un escritor infinitamente original y de una sensibilidad hechizante, aunque incomprendida del vulgo.

Tristán Tzara

En Francia, el Dadaísmo contó con el apoyo de poetas como André Breton, Louis Aragon y Paul Éluard, que luego militarán en el Surrealismo. En el fondo, el gran papel del movimiento Dadá fue preparar el camino para la revolución Surrealista.

Manifiestos dadaístas

Autores relacionados con Dadaísmo: